IDIOMAS

0
0 item

Para poder realizar esta compra o reserva, tiene que terminar el proceso que tiene abierto de compra o reserva. Tambien puede vaciar el carrito

Ningún artículo

BLOG

Ópticas anamórficas: Historia y características

Ópticas anamórficas: Historia y características

En 1953, los estudios 20th Century Fox estrenaron The Robe, dirigida por Henry Koster y cinematografía de Leon Shamroy. La película, a pesar de ser un éxito, no pasaría a la historia por ser un clásico del cine o por llevar a la fama a los talentos que la hicieron, sino por ser pionera en una tecnología que revolucionaría la forma de hacer cine. Fue la primera película estrenada en Cinemascope, el primer sistema de filmación y proyección anamórfico en la industria del cine. El sistema anamórfico (o el Anamorphoscope) fue creado por Henri Jacques Chrétien, y posteriormente fue adaptado para las superproducciones en conjunto con el director de los estudios Fox, Spyrou Skouras. La idea era simple: necesitaban un sistema para atraer audiencias debido al descenso de espectadores en el cine por el auge de la televisión y a la vez ofrecer un formato que la televisión no fuera capaz de ofrecer, y el anamórfico cumplía todos los requisitos para ser un éxito. 

El formato anamórfico consiste en captar la imagen distorsionada en el momento de grabar utilizando unas lentes especiales que compriman la imagen horizontalmente. De este modo, en un filme de 35mm con ratio 4:3, se grabaría una imagen rectangular mucho más ancha comprimida que después, en el momento de proyectar la imagen en las salas, las lentes de los proyectores descomprimirían para mostrar una imagen panorámica de ratio hasta 2,39:1. Las primeras películas en este formato se caracterizaron por aprovechar el uso del anamórfico para mostrar grandes paisajes en panorámico, pero ésta no era la única característica que aportó el nuevo formato. La construcción de las ópticas crea flares horizontales mucho más alargados que los que se producen en esféricas y un característico bokeh con forma ovalada. Aunque también, al tener más lentes, las ópticas anamórficas producen más distorsiones y aberraciones en la imagen, sobre todo en las focales más angulares. Además, son ópticas mucho más complicadas de construir y hacerlas en condiciones similares a sus homólogos esféricos, produciendo muchas más aberraciones, respirando más y siendo más lentas. Con el tiempo y con la aparición de nuevos sistemas como el super 35 o los sensores digitales, las ópticas anamórficas fueron, poco a poco, perdiendo popularidad.

Actualmente, la tendencia del cine digital en crear una tecnología más nítida y plana ha llevado a los cinematógrafos a mirar atrás para encontrar un look diferenciador. Esto ha llevado a que las ópticas anamórficas vuelvan a ponerse de moda y fabricantes habituales en el mundo del cine, o incluso recién llegados como Atlas Lens Company, saquen al mercado nuevas ópticas anamórficas.

Atlas Orion - Aclam Camera & Studios Rental

Hoy en día hay que tener en cuenta que trabajar con anamórfico en digital lleva una serie de variaciones en el workflow. En primer lugar, la elección de la cámara es muy importante ya que algunas anamórficas no cubren sensores 16:9. Por eso cámaras como el Alexa Mini o cámaras con sensor micro 4:3 son ideales para grabar con ópticas anamórficas 2x. En caso de grabar con un sensor 16:9, siempre que la óptica cubra completamente el sensor, con una anamórfica 2x la ratio que tendríamos finalmente es de 3,55: 1. Idealmente, para tener la ratio clásico utilizaríamos ópticas anamórficas 1.33x o 1.35x. También es importante tener monitores y/o cámaras que tengan función desqueeze para poder ver la imagen correctamente a la hora de trabajar y tener filtros anchos, como mínimo 4x5,6", para poder cubrir completamente la imagen en las ópticas más angulares.

En definitiva, las ópticas anamórficas son una opción ideal para dar un toque especial y más cinematográfico a una producción y es por eso por lo que cada vez más es una de las opciones preferidas para muchos directores de fotografía en todo el mundo, gracias a la atractiva imagen y estética que producen, pero es importante saberlas utilizar y cuidar de las necesidades que pueden generar en un rodaje. Afortunadamente, las pocas complicaciones que pueden dar compensan al dar unos resultados de muy alta calidad.