IDIOMAS

0
0 item

Para poder realizar esta compra o reserva, tiene que terminar el proceso que tiene abierto de compra o reserva. Tambien puede vaciar el carrito

Ningún artículo

BLOG

Movimientos de cámara

Movimientos de cámara

Es momento de ponerse a grabar. Sabes donde quieres poner la cámara, la composición del plano, los colores, qué se dirá, cuántos personajes veremos... ¿Y qué tiene que hacer la cámara?

Es verdad que muchas veces plantar el trípode y dejarla estática es la mejor opción, pero ¿Y cuándo no lo es? El plano quieto no tiene fuerza, le falta significado, dinamismo... Le falta movimiento. Aún así, tenemos muchos movimientos de cámara para elegir. La cámara puede estar quieta en su trípode, se puede mover por una línea imaginaria (o no tan imaginaria) o se puede mover con total libertad. Y dentro de cada uno de estos movimientos tenemos varios ejes a elegir. Para empezar, ya sólo con la cámara estática en un punto, podemos moverla horizontalmente, el cual se conoce como panorámica (o pan, para hacerlo más corto y universal); verticalmente, conocido como tilt; rotarse o también conocido como roll e, incluso, utilizar un zoom para acercarnos o alejarnos del punto de atención del plano. Empezamos pues cogiendo nuestro trípode y plantándolo. Y si vamos a utilizar una buena cámara de cine, la opción de trípode que no descontenta a nadie son los internacionalmente reconocidos O'Connor, preciados por su robustez, fluidez y resistencia.

Empezamos con los movimientos horizontales, o panorámicas. Es quizás el movimiento más utilizado en el cine (y en todo el mundo audiovisual, ya que estamos). Es lo más natural para el ser humano, ya que estamos constantemente girando la mirada hacia un lado y el otro para ver qué nos rodea. Justamente por esta razón, el movimiento panorámico es el que tiene los significados más básicos de la narrativa audiovisual: cuando son lentos, tienen una función descriptiva o paisajística, nos quieren mostrar el mundo tal como es o revelar poco a poco lo que pasa; en cambio cuando son rápidos tienen un significado mucho más dinámico, incitados por la acción-reacción. Un clásico ejemplo de este último tipo de movimiento de cámara es el barrido de P.T. Anderson, ya parte de su repertorio de estilo en películas suyas como Boogie Nights o Magnolia (aunque él lo utiliza habitualmente con cámara libre). La panorámica llevada al extremo, o 360º, es también digna de mencionar por su significado de comunidad, sobretodo cuando está fijo en un solo punto como una mesa rodeada de gente.

El siguiente movimiento más utilizado es la inclinación de cámara o más conocido como tilt. Este movimiento, al ser ligeramente menos natural que la panorámica horizontal, cambia mucho de sentido según donde empieces, donde acabes y la dirección del movimiento. Lo más importante a tener en cuenta al hacer este movimiento es donde está el horizonte en tu composición. Cuando te alejas del horizonte creas una sensación de fuga o cambio (normalmente hacia arriba es positivo y hacia abajo es negativo) y cuando te diriges al horizonte, desde arriba o desde abajo, tiene connotaciones de regreso o de entrada. Un clásico ejemplo de este caso, o incluso abuso, es el de empezar un filme con un movimiento de cámara comenzando en el cielo y bajando hasta el horizonte y terminarlo con un plano del horizonte que se alza hasta ver sólo el cielo (al menos en películas con final feliz, si el final es catastrófico es muy probable que la cámara se incline bajo el horizonte, evocando la muerte o el descenso). Aún así, inclinar la cámara hacia arriba no siempre es positivo, también puede evocar un sentimiento de impotencia e insignificancia ante un elemento o personaje inmenso. Un uso más experimental de este movimiento es el salto de horizonte a horizonte, empezando o acabando con la cámara boca abajo.

Entrando a movimientos de cámara menos habituales desde un punto fijo, sobretodo por su complicación técnica, tenemos la rotación o roll. Su uso normalmente mantiene una relación con la estabilidad emocional o mental del protagonista. Cuando rompemos el paralelismo con el horizonte evoca inestabilidad o incluso locura. El mundo literalmente se tuerce. En cambio, cuando partimos de una situación inestable para volver a la normalidad, el tilt para conseguir un horizonte recto nos evoca este retorno. Un ya clásico es el uso del roll combinado con escenificación en rigs especiales popularizada en 2001: una odisea en el espacio de Stanley Kubrick, donde estos movimientos generaban la idea de ingravidez al espectador, e imitado posteriormente en películas situadas en el espacio o en escenas oníricas. 

Finalmente, lo que tal vez no se puede calificar como movimiento de cámara, pero si como movimiento de plano, es el zoom. Cuando este cierra plano (conocido como zoom in) incita al espectador a concentrarse en un elemento de la composición, sobretodo si se le quiere sorprender se hará en un movimiento rápido. Por otro lado, existe el zoom out o abrir el plano, que se utiliza para enajenar a un personaje u objeto en medio de la escena o para revelar la situación sorprendente en la que se encuentra. El zoom es quizás uno de los tipos de plano que más ha caído en desuso en el entorno cinematográfico, sobretodo cuando es claramente notorio al hacer un zoom rápido, al ser muy utilizado antiguamente en películas del género western. Poco a poco se ha ido recuperando gracias a la recuperación del género por parte de directores como Quentin Tarantino o los Hermanos Coen pero su poca sutilidad lo hace un plano ideal para ser utilizado en comedia para potenciar la fuerza de un gag. Otro uso habitual del zoom es en el mockumentary o el found-footage, que da un estilo más casero o más cercano al documental o reportaje, muy a menudo encontrado en películas sobre invasiones alienígenas o de monstruos. 

Como ya has podido leer, sólo manteniendo la cámara en un solo punto, hay cientos de significados que se le pueden dar a tus planos a través del movimiento, pero esto es sólo una pequeña parte de todos los movimientos de cámara que existen. Estos se pueden combinar y secuenciar con otros movimientos de cámara (tanto manteniendo la cámara en el mismo punto o moviéndola). Más adelante, en otro post, trataremos más movimientos y cómo se pueden complementar con estos para conseguir los mejores resultados.